Zoologicos: las cácerles de animales

Proponemos el cierre de todos los zoológicos de la provincia. Como sociedad no nos podemos permitir tener animales en cautiverio al sólo fin de procurar entretenimiento.

escudo cordoba

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA

 

SANCIONA CON FUERZA DE

 

LEY:

Artículo 1° Prohíbase en todo el ámbito del territorio de la Provincia de Córdoba, los Jardines Zoológicos.

Artículo 2° A los fines de la presente Ley, se entiende por Jardines Zoológicos a los establecimientos públicos o privados que alberguen o mantengan animales en cautiverio de especies de la fauna silvestre autóctona o exótica, que tengan domicilio fijo, con o sin fines de lucro para su exposición al público.

Artículo 3° En caso de incumplimiento de lo establecido en el artículo 1º de la presente Ley, la autoridad de aplicación procederá a la clausura del establecimiento y los titulares o responsables serán sancionados con una multa de ciento cincuenta (150) a doscientos (200) JUS.

Artículo 4º La autoridad de aplicación en conjunto con Organizaciones No Gubernamentales especializadas en la temática y un cuerpo de profesionales idóneos  procederán,  en concordancia con la Ley Nacional de Protección Animal  Nº 14.346 y la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, a realizar las gestiones necesarias para la reubicación en espacios convenientes de los animales que allí se encuentren.

Articulo 5º La autoridad de aplicación impulsará la reestructuración de los Jardines Zoológicos en  “Centros de Conservación de Especies de la  Fauna Silvestre Autóctona” y en un “Centro de Educación Ambiental”.

Articulo 6º A los fines de la presente Ley, se entiende por Centros de Conservación de especies, a aquellos que tienen como objetivo la cura, rehabilitación y liberación de especies silvestres autóctonas. En aquellos casos que los animales no puedan ser liberados, quedarán bajo el máximo cuidado de los Centros de Conservación los cuales nunca podrán exhibirlos al público.

Articulo 7°. En los casos que los Jardines Zoológicos se encuentren administrados por empresas privadas, el órgano de aplicación o quien corresponda y en respeto de los derechos de los animales, estipulará el cierre paulatino de los mismos hasta el fin de la concesión.

Articulo 8º El Ministerio de Agua, Ambiente y Energía de la Provincia de Córdoba, a través del organismo competente, será autoridad de aplicación de la presente Ley.

Artículo 9° Comuníquese al Poder Ejecutivo

Fdo. Rodrigo de Loredo

Fundamentos

El sociólogo francés  Pierre Bourdieu nos decía que el conocimiento de que es lo que hace que las cosas sean como son, nos podía llevar a aceptarlas tal como son sin cuestionarlas o a tomar una actitud diferente y debatirlas, criticarlas. A su vez él establecía que existían dos tipos de uso que se pueden hacer del conocimiento.

El uso cínico, que es el caso de aquellos que  piensan  que el mundo es como es y que lo mejor sería aceptar una estrategia que les permitiera explotar las normas en su provecho, sin atenerse o considerar si son justas o no, o si le agradan o desagradan y el uso clínico caso de aquellos que son propensos a pensar que ese mismo conocimiento podría ayudar a combatir con más eficacia todo aquello que consideraran incorrecto, dañino o nocivo para nuestro sentido moral.

Dentro de este último grupo se ubican los distintos movimientos y organizaciones que a nivel mundial luchan por el respeto de los derechos de los animales. Es decir que estos sectores han tomado el conocimiento sobre lo que le sucede a las “víctimas animales” y han optado por no solo cuestionarlo sin proponer y luchar por un cambio.

Es gracias al trabajo de las distintas ONG y a la existencia de las nuevas tecnología de comunicación que nos permiten conocer al estado que hemos sometido a los animales, que se ha generado una conciencia y sensibilidad social sobre la amenaza de la acción (u omisión) del hombre hacia estos. De esta manera  muchos sectores de la sociedad han dejado de lado la  apatía y han optado por hacer algo para mejorar esta situación, han optado por cruzar la línea y utilizar el conocimiento de lo que le sucede a los animales para generar un cambio.

Es importante destacar que tanto a nivel nacional como provincial existen  diferentes marcos normativos que establecen el respeto y protección de los derechos animales. A nivel nacional podemos destacar:

La Ley de Protección Animal Nº 14.346 que en su Art. Nº 2  define  los actos de maltrato como:

“1) No alimentar en cantidad y calidad suficiente a los animales domésticos o cautivos. 2) Azuzarlos para el trabajo mediante instrumentos que, no siendo de simple estímulo, les provoquen innecesarios castigos o sensaciones dolorosas.
3) Hacerlos trabajar en jornadas excesivas, sin proporcionarles descanso adecuado, según las estaciones climáticas.
4) Emplearlos en el trabajo cuando no se hallen en estado físico adecuado.
5) Estimularlos con drogas sin perseguir fines terapéuticos.
6) Emplear animales en el tiro de vehículos que excedan notoriamente sus fuerzas.”[1]  Y en su Art. Nº 3 define los actos de crueldad:

“1) Practicar la vivisección con fines que no sean científicamente demostrables y en lugares o por personas que no estén debidamente autorizadas para ello.
2) Mutilar cualquier parte del cuerpo de un animal, salvo que el acto tenga fines de mejoramiento, marcación o higiene de la respectiva especie animal o se realice por motivos de piedad.
3) Intervenir quirúrgicamente animales sin anestesia y sin poseer el título de médico o veterinario, con fines que no sean terapéuticos o de perfeccionamiento técnico operatorio, salvo en casos de urgencia debidamente comprobada.
4) Experimentar con animales de grado superior en la escala zoológica al indispensable según la naturaleza de la experiencia.
5) Abandonar a sus propios medios a los animales utilizados en la experimentación.
6) Causar la muerte de animales grávidos, cuando tal estado sea patente en el animal y salvo en el caso de las industrias legalmente establecidas que se fundan sobre la explotación del nonato.
7) Lastimar o arrollar animales intencionalmente, causarles torturas o sufrimientos innecesarios, o matarlos por el sólo espíritu de perversidad.
8) Realizar actos públicos o privados de riñas de animales, corridas de toros, novilladas y parodias, en que se mate, hiera u hostilice animales.”[2]

La Ley Nº 22.421 que establece  de “interés público la fauna silvestre que temporal o permanentemente habita el territorio de la República, así como su protección, conservación, propagación, repoblación y aprovechamiento racional” (Art. 1); y  la Declaración Universal de los Derechos de los Animales a la cual han adherido numerosas provincias y municipios (entre ellos la municipalidad de Córdoba)[3] y donde se declara que “todo animal posee derechos y que el respeto del hombre hacia los animales está ligado al respeto de los hombres entre ellos mismos y que la educación implica enseñar, desde la infancia, a observar, comprender, respetar y amar a los animales.”

A su vez y como se dijo anteriormente, en nuestra provincia  existen leyes de protección animal entre las que podemos  destacar:

La Constitución Provincial que en su Art.  11, dice  que  el “Estado Provincial debe resguardar el equilibrio ecológico, proteger el medio ambiente y preservar los recursos naturales”,  y en su Art. 66  estipula la preservación de la fauna; La Ley Nº 7343  que establece los principios rectores para la preservación, conservación, defensa y mejoramiento del ambiente y en su artículo 36 establece que en todo lo referente a la fauna será de aplicación la ley Nacional Nº 22.421; y por ultimo merece ser destacado el caso de la ciudad de Alta Gracia cuya Carta Orgánica en su Art. 33 Inc. 10 establece “Prohibir la instalación de zoológicos”  que a su vez fue refrendado por el “Código de Protección Ambiental de la Ciudad de Alta Gracia” (ordenanza Nº 7942)  en su Art.  Nº 349  donde no se permite, “la instalación y funcionamiento de zoológicos privados o públicos, o cualquier otro tipo de establecimiento donde se mantengan animales de la fauna silvestre terrestre y acuática en cautiverio, y la exhibición pública permanente o ambulatoria de animales de la fauna silvestre en cautiverio, sea cualquiera de estos con fines de lucro, recreativos o educativos.”

Es decir que en materia jurídica (aunque muchas veces no es suficientes) existen marcos de protección hacia la especie animal, sin embargo nos debemos enfrentar a la realidad cotidiana donde estos ordenamientos no encuentran el necesario respeto y aplicación.

Un caso paradigmático son los denominados “Jardines Zoológicos”,  instituciones que con el correr de los años han perdido su objetivo de conservación de especies amenazadas y  educación ambiental para convertirse  meramente en vidrieras en donde se exponen animales. Es necesario comprender que el concepto de Zoológico es antiguo y debe ser superado, en palabras del director del Centro Argentino para el Derecho Animal y Ambiental Eduardo Murphy “Los zoológicos como se los conoce hoy en Argentina responden al concepto victoriano de conquista y exhibición de cosas raras que provenían de las tierras conquistadas por los reinos, en el S XVIII”[4] es decir  que   los zoológicos  “nacieron en el mundo tras los descubrimientos de nuevos territorios, como una forma de mostrar en el viejo mundo aquello que se veía y que, de lo contrario, solo podía describirse a través de la palabra o los dibujos… con la invención de la fotografía y del cinematógrafo los zoológicos comenzaron a perder su justificación. Esos inventos, potenciados hoy hasta el infinito por la televisión e Internet, han permitido al hombre conocer a los animales exóticos en su medio natural, relacionándose con el ecosistema al que pertenecen. Así muchos zoos han desaparecido en las últimas décadas de la mano, además, de la evolución de un pensamiento ético de la humanidad en su relación con los seres en inferioridad de condiciones.”[5].

Para comprender la necesidad de acabar con estas prácticas, es necesario conocer lo que le sucede a los animales que se encuentra enjaulados y encerrados. Investigaciones realizadas por  la fundación internacional  “Born Free” demostraron que los animales en cautiverio tienen un comportamiento autodestructivo denominado “ZOOCOSIS”, esto sucede porque deben enfrentarse con desafíos para los cuales no están preparados. El clima, la dieta y el tamaño y características de los entornos donde viven le son totalmente diferentes. Los animales son confinados a vivir en espacios en los que están muy cerca unos de otros, lo que les quita privacidad.  Estas circunstancias afectas sus necesidades físicas, biológicas y psíquicas lo que los lleva a tener comportamientos anormales y repetitivos como sacudir la cabeza, golpear y morder los barrotes de sus jaulas, caminar de lado a lado, lamido excesivo, auto mutilación, mordiscos en cola patas u orejas,  etc.

Creemos fuertemente que los animales no merecen ser tratados como objetos que nos pertenecen sino que debemos tratarlos como lo que son, seres vivos que tienen derechos y merecen ser respetados. Entonces nos preguntamos  ¿Quién en su sano juicio puede estar a favor de mantener enjaulado un ser vivo con el único objetivo de entretener?

En nuestra provincia existen muchos zoológicos que han perdido de vista su objetivo de conservación, existiendo únicamente por razones económicas, por la búsqueda de ganancias. Debido a todo esto es que proponemos una reestructuración de todas estas instituciones en Centros de Conservación de Especies de la Fauna Autóctona” y en “Centros de Educación Ambiental”.  Es importante saber que en nuestra provincia existen numerosas “Áreas Naturales” que se encuentran  reguladas por la ley Nº 6964 y  que con el trabajo de los profesionales idóneo pueden recibir a los animales que se encuentran en cautiverio.

El planteo que proponemos no es nuevo y existen  casos en nuestro país que han decidió avanzar en concordancia con la evolución del pensamiento de la sociedad que reclama por mas respeto hacia la especie animal.  Así tenemos el cierre del zoológico de Bahía Blanca en el 2013,  la reciente  decisión de cerrar el zoológico de Santiago del Estero y  la presentación por parte de distintas ONG de un proyecto único para reconvertir el Zoológico de Mendoza en un Eco parque de conservación, rehabilitación y reintroducción de fauna autóctona.

Es por estas razones y las que expondré en momento de su tratamiento que solicito la aprobación del presente proyecto.

Fdo. Rodrigo de Loredo 


[1] Ley 14.346

 

[2] Op Cit.

[3] Ordenanza Nº 11.006 y la Nº 11.885

[4] “            Radio Continental, programa “La Vuelta” (16 de julio de 2012) “En Argentina los zoológicos responden al concepto victoriano de conquista y exhibición de cosas”. Consultado el 02 de mayo en: http://www.continental.com.ar/noticias/sociedad/en-argentina-los-zoologicos-responden-al-concepto-victoriano-de-conquista-y-exhibicion-de-cosas/20120716/nota/1723265.aspx

[5] Declaración  de Marcelo Marcolini ante el Concejo Deliberante de la Ciudad de Bahía Blanca en el año 2010.

  • Federico

    Rodrigo. Me enorgullece y te acompaño en tu lucha a favor de los derechos de los animales. Me parece que ustedes teniendo cierto alcance en la comunidad tendrían que hacer campañas para crear conciencia.